¿Qué es la aristocracia?

La aristocracia es una forma de gobierno ideado por Aristóteles y Platón en donde el poder estaba en manos de las personas más sabias de la sociedad. Estas deberían haberse preparado en instituciones educativas como la universidad o parecidas. No obstante, con el tiempo el término fue usado para designar aquellos grupos reducidos y privilegiados de personas, familias, dinastías o nobles que se heredaban entre sí el poder durante los siglos XVIII y XIX en Europa y el mundo. Por lo tanto, Aristocracia pasó a ser entendida como una noción contraria a democracia.

¿Cómo surge la aristocracia?

El origen de la palabra aristocracia proviene de la Antigua Grecia, en donde los nobles de las polis (ciudades-estado) se llamaban a sí mismos como aristoi (los mejores) por descender de los grandes personajes de los textos homéricos. Agregándole el vocablo cracia, que viene a significar gobierno, fuerza, mandato, se entiende por aristocracia como el gobierno de los mejores. Esta primera concepción fue calificada por Cicerón como la mejor manera en que un Estado podría ser gobernado, pues el poder estaría en manos de aquellos que tuvieran el conocimiento y la sabiduría para tomar las grandes decisiones, a diferencia de la mayoría del pueblo que era ignorante. Esta idea luego fue recogida bajo el concepto de sofocracia, el gobierno de los filósofos. La aristocracia daría lugar, además de la sofocracia, a teorías de gobierno como el sansimonismo, surgido en el siglo XIX a partir de las ideas de Henri Saint-Simon, y la tecnocracia, surgida en el siglo XX.

La sofocracia de Platón

Platón argumenta la defensa de este sistema usando una metáfora de un barco y su tripulación. Si estos estuvieran en medio del mar, quien debería asumir el cargo de la navegación no podría ser el más acaudalado, porque ser rico no lo hace sabio. Por lo tanto, la plutocracia (gobierno de los más ricos) no es una buena forma de gobierno. Tampoco debería asumir el mando el más fuerte, porque su fortaleza no le ayudará a guiar a los demás, por lo que la tiranía o la dictadura tampoco es viable. Y tampoco debería asumir el cargo el más popular, porque tener la aprobación de todos no lo hace conocedor del mejor camino, por lo que la democracia tampoco es buena. Para Platón, el que debería llevar el mando es el capitán, quien conoce la ruta a seguir por su sabiduría.

La clase aristocrática

Como se ha dicho antes, aristocracia luego pasó a ser un término para definir al grupo privilegiado y reducido de nobles que encabezaban el gobierno de las principales naciones de Europa y el mundo. Por lo tanto, la palabra aristocracia devino en sinónimo de la clase alta de las sociedades, de nobleza. En Europa, y algunas partes del mundo, el aristócrata era aquel que poseía algún título nobiliario como rey, príncipe, duque, conde, vizconde o barón. A esta categoría también se podía acceder por la vía militar, obteniendo títulos como el de adelantado, almirante o marqués; o se podía acceder por la vía religiosa, en especial en países africanos. En Japón, los aristócratas fueron designados en un primer momento como daimyō y luego como kazoku; mientras en India fueron denominados como chatrías y en la Antigua Roma como patricios.