¿Qué es la contaminación visual?

La contaminación visual son todos aquellos objetos que perturban la visión o afectan la estética de un lugar, haciéndolo poco atractivo. Este problema es propio de las ciudades, donde el cableado eléctrico suele atravesar el cielo y donde las calles están llenas vallas publicitarias y letreros gigantes. Si bien la contaminación visual es menos dañina que la contaminación atmosférica y la contaminación del agua, que tienen efectos directos sobre la vida en el planeta, esta también tiene efectos negativos sobre la salud de las personas y la vida cotidiana. Un ejemplo de ello es la saturación de información y los colores contrastantes, que afectan la visión y traen problemas como dolores de cabeza y estrés. Además de esto, las luces incandescentes de algunos letreros pueden enceguecer temporalmente a los conductores y a los transeúntes, lo que puede ocasionar accidentes. Sumado a esto, muchas veces se saturan las calles y las carreteras con demasiadas señales de tránsito, lo que puede también puede producir accidentes al confundir a los automovilistas.

La contaminación visual puede ser reducida y combatida de múltiples formas. La principal de ellas es reducir la cantidad de anuncios en las calles, ya sea por propia voluntad o exigiendo a los gobiernos que impongan leyes al respecto. También son necesarios planes urbanísticos que respeten una estética y que cuiden de los edificios abandonados. Las basuras también deben ser manejadas adecuadamente para que no invadan las calles y afecten no sólo la estética del paisaje urbano, sino también la salud pública. En muchos países es común que los políticos llenen las ciudades de publicidad durante sus campañas y que después no la quiten cuando terminan los comicios, lo cual debe ser regulado por las autoridades locales. Además de estas acciones, que podrían describirse como directas, es necesario crear consciencia sobre el problema que significa la contaminación visual, el cual es muchas veces menospreciado. Así, se debe educar a los niños sobre este problema y sobre sus efectos en la vida cotidiana y en la salud.

Como una forma de frenar la contaminación visual, Estados Unidos aprobó en 1965 la Ley Federal de Embellecimiento de Carreteras, que tenía como propósito reducir las vallas publicitarias y los letreros que se ponían en las autopistas interstatales. Sumado a esto, se aprobó la Ley de eficiencia del transporte de superficie intermodal en 1991, para sincronizar las actividades de los transportistas con los de las comunidades aledañas a las carreteras. De esta manera, se logró armonizar la convivencia entre ambos grupos y, como consecuencia, se preservó la naturaleza y la estética de los caminos. Este ejemplo fue seguido por la ciudad de Sao Paulo en 2006, cuando se aprobó la Ley de Ciudad Limpia, que prohibía el uso de vallas publicitarias al aire libre y frente a las tiendas. Aun así, el problema de la contaminación visual sigue estando presente en muchas ciudades alrededor del mundo, principalmente en sus zonas comerciales.

¿Cuáles son las causas de la contaminación visual?

Las principales causas de la contaminación visual son:

  1. Antenas de televisión.
  2. Antenas parabólicas.
  3. Basura.
  4. Cableado.
  5. Calles en mal estado.
  6. Edificios en mal estado.
  7. Exceso de señales de tránsito.
  8. Grafitis.
  9. Molinos eólicos.
  10. Pararrayos.
  11. Postes eléctricos.
  12. Tráfico aéreo.
  13. Vallas publicitarias.
  14. Vertederos.

¿Cuáles son las consecuencias de la contaminación visual?

Las principales consecuencias de la contaminación visual son:

  • Alteraciones del sistema nervioso.
  • Ansiedad.
  • Claustrofobia.
  • Contaminación de la naturaleza con objetos creados por el ser humano.
  • Destrucción o deterioro de la estética paisajística.
  • Estrés, mal humor y dolor de cabeza por la saturación de información.
  • Imposibilidad para ver objetos detrás de los objetos contaminantes.
  • Menor eficiencia.
  • Obstrucción visual a la hora de conducir.
  • Trastornos de atención.