¿Qué es un ensayo?

El ensayo es un texto argumentativo que se escribe a propósito de un tema particular. Su origen como género (archigénero dentro de la teoría especializada) nació con el autor francés Michel de Montaigne en su famosa obra Essais (Ensayos), de 1580. A este primer trabajo le siguió el de Francis Bacon en 1597, titulado igualmente Essays, con lo que se consolidó el ensayo tal y como hoy lo conocemos. No obstante, la génesis de su forma puede rastrearse en el Mundo Antiguo, donde textos como Epístolas a Lucilo, de Séneca; Diálogos, de Platón; Meditaciones, de Marco Aurelio; u Obras Morales y Vidas paralelas, de Plutarco; muestran un primer lenguaje ensayístico. No obstante, en Japón ya se había desarrollado una forma ensayística varios años atrás bajo el nombre de Zuihitsu. De estos pueden destacarse los Ensayos de ociosidad (Tsurezuregusa), escritos por Yoshida Kenko en el siglo XIV, y El libro de la almohada (Makura no Soshi), escrito por Sei Shonagon en el siglo XI.

Actualmente, el ensayo es de vital importancia dentro de los distintos niveles de la educación formal, pues resulta útil para que el estudiante exponga su visión acerca de los temas estudiados sin que tenga la necesidad de escribir un texto demasiado sistematizado. De esta forma, el alumno puede relacionarse con los conocimientos aprendidos a partir de su propio lenguaje y su propia forma de procesar la información.

¿Cómo se escribe un ensayo?

En cuanto a la escritura de un buen ensayo, este debe, y en algunos casos puede, ser: subjetivo, pues el autor debe mostrar su mundo interior; intertextual, pues el ensayo puede hacer uso de otros textos o fuentes de información (películas, series, recuerdos, anécdotas, etc.) sin que deba citarlos de manera especializada; asistemático, pues no sigue una estructura rígida como el artículo académico; artístico, pues su intención no es la mera descripción sino la persuasión y la argumentación a través de un lenguaje propio; bien informado, pues si bien el ensayo parte de la subjetividad, debe convencer al lector con argumentos lógicos que necesitan de un conocimiento amplio sobre la materia a tratar; y de extensión libre, ya que no presenta una restricción clara sobre este aspecto, por lo que puede desarrollarse en un par de páginas o en cientos de estas, como el caso del Ensayo sobre el entendimiento humano, de John Locke, que posee 980 folios.

¿En qué se diferencia un ensayo de una reseña y otro tipo de textos?

De todo lo anterior, puede decirse que el ensayo se diferencia de muchos otros géneros con los que normalmente se le emparenta. De esta forma:

  • Mientras el resumen tiene la intención de sintetizar y describir otro texto en un lenguaje impersonal, el ensayo parte de un tema cualquiera en un lenguaje subjetivo del autor.
  • Mientras la reseña resume y evalúa otro texto, el ensayo puede versar sobre cualquier tema, sin la necesidad de resumirlo al lector.
  • Mientras el artículo científico debe ser claro y sintético, el ensayo puede ser barroco y extenso si el autor lo desea.
  • Mientras el artículo de opinión trata un tema imperante en la actualidad y que resulta pertinente para el ciudadano común, el ensayo puede hablar sobre temas abstractos o que no tengan vigencia.
  • Mientras la monografía tiene una estructura definida (introducción, metodología, Conclusiones, Bibliografía), el ensayo es libre de adoptar la forma que el autor quiera impregnarle.