¿Cuáles son las funciones del lenguaje?

Las funciones del lenguaje son los propósitos con los que el ser humano utiliza el lenguaje. Estos son estudiados por la comunicación y la lingüística. El número de funciones ha variado según el autor que las categorice. Así, según el filósofo, pedagogo y lingüista Karl Bühler, las funciones del lenguaje son: la simbólica, la sintómatica, la señalativa, la metalingüística, la poética y la fática. Por su parte, el filósofo, lingüista y pedagogo Michael Halliday se mostró en desacuerdo con las anteriores funciones y con los estudios que no tenían en cuenta el contexto social a la hora de pensar el lenguaje, como Noam Chomsky, Ferdinand de Saussure y Louis Hjelmslev. Así que propuso tres funciones distintas: la ideativa, la interpersonal y la textual. J. L Austi y John Searle reemplazaron el concepto de función por el de actividad y señalaron que el lenguaje funcionaba a partir de las siguientes actividades: locutiva, ilocutiva y perlocutiva.

¿Qué es la función metalingüística?

La función metalingüística, también conocida como metalenguaje, es una de las funciones del lenguaje descritas por Roman Jakobson en las que los mensajes hablan del lenguaje mismo. De esta manera, el contenido de los diccionarios y las gramáticas hacen uso de la función metalingüística, así como las clases sobre lenguaje y, en general, todo término o concepto relacionado con el lenguaje mismo. Así, el metalenguaje se utiliza para dar definiciones, señalar sinónimos y antónimos, mostrar explicaciones y tendencias del lenguaje, evidenciar diferencias entre la oralidad y la escritura, presentar normas gramaticales, corregir ortografía, desvelar traducciones, etc.

Como curiosidad, es de señalar que puede existir un metalenguaje de otro metalenguaje y así hasta el infinito. Esto ocurre generalmente cuando se habla de aspectos muy específicos de una lengua. Un ejemplo de ello son los marcos teóricos de la gramática generativa, dedicados al estudio de la sintaxis del lenguaje. En muchos casos, la función metalingüística emplea metavariables, que son símbolos o cadenas de símbolos que representan elementos del lenguaje aludido. Esto puede evidenciarse en el siguiente ejemplo:

A y B son dos oraciones de lógica proposicional.

En este caso, “A” y “B” son metavariables que hacen referencia a cierto tipo de oración. También es importante recalcar la diferencia entre el uso y la mención dentro del metalenguaje. No tienen la mima función las primeras metavariables en el ejemplo (A y B) que cuando se les mencionó anteriormente en este mismo párrafo. Para diferenciar el uso de la mención, se suelen utilizar las comillas o la cursiva. Esto ha generado desde hace décadas distintas discusiones acerca de las limitaciones del lenguaje para enunciar la verdad, a lo que Alfred Tarski ha resuelto que la verdad en un lenguaje sólo puede ser enunciada en otro distinto y con un poder expresivo mayor, que sería el metalenguaje.

Ejemplos de la función metalingüística

A continuación, algunos ejemplos de función metalingüística del lenguaje:

  • Argentina tiene nueve letras.
  • Las palabras agudas tienen el acento en la última sílaba.
  • Las palabras graves tienen el acento en la penúltima sílaba.
  • Las palabras esdrújulas tienen el acento en la antepenúltima sílaba.
  • Al final de un texto se coloca punto final.
  • Después de un punto seguido, se inicia con mayúscula.
  • Los nombres propios llevan mayúscula.
  • “M” va antes de P.
  • “A” es la primera letra y la primera vocal del abecedario.
  • “Solo”, de solamente, ya no lleva tilde.
  • El punto y coma se puede usar para enumerar.
  • “Por qué”, Porque” y “el porqué” tienen usos distintos.
  • Cuando se une un prefijo con una palabra y resultan dos vocales juntas, se debe suprimir una, como en “contratacar”.
  • Ahora pueden escribir compuestos, como “mal humor”, en una sola palabra, como “malhumor”.
  • Se debe reemplazarla conjunción “y” por “e” cuando la próxima palabra comienza con “hi” o “i”, a menos que la primera sílaba sea un diptongo, como en el caso de “hierro” o “hielo”.