¿Qué es la generación X?

La generación X, también conocida como generación Joes, generación MTV, generación perdida, generación Peter Pan o generación de la apatía, es la generación de personas que nacieron entre la década de 1960 y finales de la década de 1970, sucediendo a la generación de Baby Boomers. Esta generación es la responsable del desarrollo de la tecnología electrónica, que reemplazo a la eléctrica y la analógica. Así, esta generación vivió la aparición del PC, del walkman, del internet, los casetes y los CDs. La vida social de esta generación por lo general tenía como centro de gravitación la calle, donde crecieron jugando y reuniéndose con sus amigos. Esta generación también fue testigo de las sociedades de consumo, la caída del muro de Berlín, la caída de la URSS, grandes casos de corrupción, el auge del sida y la burbuja punto com.

El término fue utilizado por primera vez en la década de 1950 por el periodista y fotógrafo húngaro Robert Capa, quien lo empleó para referirse a los niños que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial. Este luego fue empleado por diferentes contraculturas y subculturas de la época para definirse a sí mismas. Así, el nombre fue utilizado por la banda de punk Generation X, en la cual Billy Idol había participado. Pensando que era el nombre de la generación de este músico, el escritor canadiense Douglas Coupland lo empleó en su novela Generación X. Y fue a partir de aquí que el término se popularizó. Actualmente se emplea en los estudios sociológicos e históricos sin ningún pudor.

¿Cuáles son las características de la generación X?

Las principales características de la generación X son:

  • Comienzan a verse rupturas en los matrimonios.
  • Es relativista.
  • No ve que el mundo vaya hacia un buen futuro.
  • Surgen las marcas.
  • Hay un vacío ideológico.
  • Está marcada por la depresión económica.
  • Es mayoritariamente negativa y pesimista.
  • Cree que la identidad radica en pertenecer a un grupo.
  • Forma familias pequeñas por la falta de deseo de tener hijos.
  • La educación se vuelve más libre.
  • Por lo general, las familias no tienen raíces.