¿Cuál es la historia de la Bandera de Colombia?

La bandera de la República de Colombia es, junto al escudo y el himno nacional, uno de los símbolos patrios de Colombia. Esta fue diseñada por el político, humanista y escritor venezolano-español Francisco de Miranda y el político y milito venezolano Lino de Clemente. Esta bandera se encuentra compuesta por tres franjas horizontales, siendo sus colores, de arriba hacia abajo, amarillo, que simboliza la riqueza del territorio colombiano; azul, que simboliza el cielo y las fuentes hídricas del país; y rojo, que simboliza la sangre derramada por los héroes nacionales. Su proporción es de 2:3, las franjas azul y roja tienen el mismo tamaño y la amarilla tiene el doble de altura que cualquiera de las otras dos.

El origen de la bandera colombiana se puede rastrear en el primer diseño que hizo el militar Francisco de Miranda en 1801, de colores rojo, amarillo y celeste en franjas horizontales de igual proporción; y en el pabellón que usó este mismo el 12 de marzo de 1806 cuando intentó fallidamente tomar el puerto venezolano de Coro, con los mismos colores pero en orden invertido (celeste, amarillo y rojo). Más tarde, Miranda presentó una nueva disposición de los colores, junto con José Sata y Bussy y Lino Clemente, al Congreso venezolano para que la tomara como su bandera nacional. Esta bandera ya contaba con los colores primarios en el orden que conocemos actualmente (amarillo, azul y rojo), y no sólo fue adoptada por el Congreso sino que fue heredada por los países de Colombia, Ecuador y Venezuela, por lo cual se conoce como la Bandera Madre.

Sobre la elección de los colores por parte de Miranda hay muchas teorías. Una de ellas cree que Miranda escuchó al alemán Johann Wolfgang von Goethe sobre su teoría del color, por lo cual los eligió por ser los colores primarios y su significado simbólico. Otra teoría cree que Miranda se inspiró en la bandera de Rusia, país donde estuvo viviendo a lo largo de un año. Así, el general habría ideado cambiar el blanco de la nieve y el frío por el amarillo de la calidez y el clima tropical. Una teoría semejante dice que Miranda adoptó los colores en honor a Catalina II de Rusia o a Cristina Hall, pues su cabello era rubio, sus ojos azules y sus labios rojos. Por otra parte, hay quienes piensan que los colores fueron tomados de la Bürgerwache (guardia ciudadana) de Hamburgo o del escudo de armas de Cristóbal Colón. Una última teoría, y la más aceptada, es que Miranda tomó los colores más fuertes del arco iris para trasladarlos a Colombia, nombre con el que conocía Hispanoamérica. Prueba de esto se puede encontrar en su obra Colombeia.

Más allá de todas estas consideraciones, la bandera tricolor no fue adoptada por la Nueva Granada debido a que, tras la independencia, el territorio colombiano se encontraba divida en pequeñas provincias que contaban, cada una, con sus propios símbolos característicos. De tal manera que el primer símbolo que fungió como bandera son los colores de la bandera de Bogotá, amarillo y rojo, cuyo origen se puede rastrear en los colores de España; la bandera de las Ciudades Confederadas del Valle del Cauca, de dos franjas horizontales celeste y blanco de iguales dimensiones y una orla plateada; y el pabellón de Cartagena de Indias, de colores rojo, amarillo y verde en cuadros que se encierran a sí mismos, utilizado por distintos insurgentes y por el mismo Atanasio Girardot. Por su parte, Antonio Nariño utilizó la bandera de Cundinamarca, de colores celeste, amarillo y rojo ordenados en franjas horizontales de igual tamaño, para promover el centralismo de la Nueva Granada.

No obstante, cuando las distintas provincias llegaron a cierta estabilidad, celebraron un Congreso en 1814 en el cual se adoptó como símbolo nacional de las Provincias Unidas de la Nueva Granada la bandera empleada por Cartagena de Indias, con cuadros concéntricos de color rojo, amarillo, y verde con una estrella blanca en el centro. El 14 de julio de 1815 se reemplazó esta bandera por una de franjas horizontales de igual tamaño con los mismos colores en el siguiente orden: amarillo, verde y rojo. Esta bandera luego fue reemplaza por la propuesta de Miranda, que fue adoptada por la Gran Colombia debido a que era la bandera que usó Simón Bolívar en su lucha libertadora. Esta fue oficializada el 17 de diciembre de 1819 por medio de la Ley Fundamental de la República, ratificada el 12 de julio de 1821 por el Congreso Nacional. Cuando la Gran Colombia se fragmentó, los países que la conformaban siguieron usando los tres colores de Miranda (amarillo, azul y rojo), aunque con sus propias variaciones. Pero en 1833 Alejandro Vélez propuso una nueva bandera para la República de la Nueva Granada, la cual tenía una franja vertical amarilla en el medio, un cuadrado rojo sobre un cuadrado verde a la izquierda y un cuadrado verde sobre un cuadrado rojo en el lado derecho.

Esta bandera sería nuevamente modificada el 9 de mayo de 1834 por Francisco de Paula Santander, quien estableció que la bandera de la Confederación Granadina debería estar compuesta por tres franjas verticales con los siguientes colores de izquierda a derecha: rojo, azul y amarillo. Esta bandera sobrevivió a lo largo de los años a pesar de los cambios políticos, hasta que el país pasó a denominarse Estados Unidos de Colombia en 1861, cuando Tomás Cipriano de Mosquera propuso que en la franja azul hubiera una estrella blanca por cada estado de la nación. Ese mismo año, el mismo Cipriano de Mosquera decretó que la bandera fuera nuevamente cambiada, teniendo la actual composición: tres franjas horizontales amarillo, azul y roja, siendo la primera del doble de tamaño que cada una de las otras. La bandera se ha mantenido así desde entonces.