¿Qué es el nicho ecológico?

Un nicho ecológico es un concepto propio de la ecología que describe todos los factores orgánicos e inorgánicos con los que una especie está en contacto dentro de su ecosistema. Así, analiza como un organismo se desarrolla de acuerdo a la cantidad de depredadores, parásitos y patógenos del ambiente, así como con los recursos como los alimentos, el agua, el clima, el viento, etc.; y cómo estos son afectados, a su vez, por la especie en cuestión. El término de nicho ecológico resulta vital para entender el comportamiento de una especie en determinado ambiente, prediciendo su comportamiento en la medida en que los elementos a su alrededor varíen, como puede ser el aumento de la temperatura, la presencia de otra especie que entre en competencia con ella o la escasez de presas o alimento.

El concepto de “nicho” fue acuñado por los naturalistas Charles Elton y Joseph Grinnell, quienes lo desarrollaron de forma independiente como dos conceptos distintos: como nicho de hábitat, donde se trataba de explicar la estructuración de las comunidades; o nicho funcional, donde se usaba como una unidad de distribución de la escala jerárquica. Es por ello que la definición de este concepto resulta difícil, aunque su uso tiene un gran valor dentro de la ecología. Así, Joseph Grinell pensó en el nicho como los factores del medio físico en los cuales habita una especie. Al estudiar estos y cómo algunos “nichos” ocupados en una región estaban vacíos en otros a causa de las limitaciones geográficas, se dio cuenta de que las especies tendían a ocupar ambientes parecidos a causa de la convergencia evolutiva. Las especies que tenían este rasgo fueron bautizadas por Grinell como equivalentes ecológicos.

Por su parte, Charles Elton le agregó al concepto de nicho de Grinell, centrado en los factores abióticos, los factores orgánicos, las relaciones biológicas entre distintos organismos. De esta manera, para este investigador eran más importantes las relaciones tróficas entre los individuos que las que estos tenían con el medio. Es por ello que desarrolló la idea de que todas las especies ocupan un rol dentro de sus comunidades, descrita por la relación con sus competidores, sus predadores y su alimento, principalmente. Siguiendo el ejemplo de Grinell, Elton encontró que había relaciones tróficas parecidas en distintos ecosistemas, y a estas las bautizó como equivalentes ecológicos.

A pesar de esto, la idea de equivalentes ecológicos ha sido puesta en duda, pues no en todos los ambientes con recursos potenciales para albergar una determinada especie se puede encontrar esta. Es por ello que se podría hablar de nichos vacíos, donde una especie adecuada para determinado nicho no está ahí por su filogenia o porque no tuvo la capacidad para evolucionar ahí. De igual forma, en los desiertos, que presentan recursos bióticos y abióticos similares, se pueden encontrar especies endémicas en una localidad que no están en otra. Es por ello que George E. Hutchinson creó una nueva definición de nicho, describiéndolo como la cantidad de recursos, expresado como un hipervolumen N-dimensional, que llevaría a la población de una especie a vivir establemente, incrementar su número, reducir su número o desaparecer. Es por ello que para este último caso se habla de “nicho de persistencia”.