El racionalismo es una de las corrientes de la filosofía, la cual concibe que el conocimiento se consigue principalmente a través de la razón. Esta se erige en contraposición a la Escolástica, que relacionaba la filosofía con la teología, y al empirismo, que concibía la adquisición de conocimiento principalmente a través de la experiencia, de los sentidos.

¿Dónde y cómo surge el racionalismo?

Pese a que el racionalismo tiene antecedentes en filósofos tales como el indio Ajita Kesakambali, los griegos Pitágoras, Platón, Aristóteles, el argelino San Agustín; el persa Avicena y el judío Maimónides, quienes ya habían promulgado que el camino al conocimiento era principalmente racional; esta corriente surgió en Europa a lo largo del siglo XVII y el siglo XVIII con los postulados de René Descartes, quien abogaba que sólo por medio de la razón podían descubrirse las verdades universales, pues los sentidos podían engañarnos. Esto sugiere entonces que la verdad se encuentra en el exterior y sólo hace falta descubrirla. Además, entendió que la filosofía debía separarse de los conocimientos preconcebidos, como hacía la Escolástica con los postulados cristianos.

De esta forma, René Descartes propuso que la filosofía debería convertirse en una ciencia, por lo que su método de análisis debería pasar de la especulación al método científico. Por ello propuso el siguiente método con estos cuatro pasos:

  1. Evidencia: Sólo aquello de lo que no se puede dudar resulta verdadero.
  2. Análisis: Aquello que sea complejo debe ser reducido a sus partes más simples y fundamentales para estudiarlas por separado.
  3. Deducción: Una vez se haya realizado el estudio por separado, las partes deben reagruparse nuevamente.
  4. Comprobación: Luego de los pasos anteriores, se debe comprobar que todo haya sido de acuerdo a este método. Es decir, a través de la razón.

¿Cuál es la relación entre el racionalismo y el empirismo?

Frente al racionalismo, nace en el Reino Unido una corriente filosófica que venía edificándose desde la Edad Media, el empirismo. Como ya se ha dicho antes, esta ponía énfasis en el rol de la experiencia, y por lo tanto el de la percepción de los sentidos, en la construcción de conocimiento; a diferencia del racionalismo que primaba la razón. Así, autores como Francis Bacon, Thomas Hobbes, John Locke, George Berkeley y David Hume se opusieron a los postulados del racionalismo, generando un debate que se extendería hasta el siglo XVIII. No sería sino hasta la publicación de Crítica de la razón pura, escrito por Immanuel Kant, que se llegaría a un consenso sobre cómo se forma el conocimiento y cuáles son los papeles de la experiencia y de la razón en ello. De esta forma, Kant concibe que el conocimiento tiene su fuente en el sujeto, quien a través de su sensibilidad llega a una representación de los objetos reales.

¿Quiénes son los principales representantes del racionalismo?

Algunas de las principales figuras del racionalismo son el ya mencionado René Descartes, Antoine Arnauld, Nicolás Malebranche, Baruch Spinoza, Christian Wolff y Gottfried Wilhelm Leibniz. A partir de ellos, y de los conceptos desarrollados por el racionalismo, se fundarían otras corrientes filosóficas como el panteísmo moderno, el monismo, el existencialismo, el deísmo o el idealismo alemán.