¿Cuál es el símbolo de la justicia?

El símbolo más conocido de la justicia es el de la balanza. Este símbolo tiene su origen en la cultura occidental a partir de Temis, la diosa griega de la justicia divina y equilibrio (muchas veces confundida con Astrea o Dice). Esta diosa solía ser representada con una balanza en una mano y una espada en la otra. Además de esto, se le solía representar con los ojos vendados, como una forma de mostrar la objetividad que tenía a la hora de emitir juicios, pues así no sabía a quién estaba condenando. Por esta razón, el símbolo de la balanza se puede hallar en tribunales y edificios administrativos y públicos; así como en emblemas militares, políticos y administrativos, y en los escudos de las facultades, escuelas y organizaciones de jurisprudencia y derecho.

Antes de que existieran los juicios orales frente a un tribunal, la balanza simbolizaba la justicia divina impartida por los dioses. Esto se puede encontrar también fuera del mundo griego, como es el caso de Osiris, dios egipcio quien pesaba las almas de los muertos para evaluar qué lugar deberían tener en el inframundo. Una imagen similar se puede encontrar en Persia, donde el ángel Rashnu pesaba y evaluaba los espíritus de los muertos para saber si podían traspasar o no el puente del destino. En el mundo cristiano y musulmán, la balanza es uno de los símbolos del arcángel Miguel, quien pesará la pureza de los humanos en el Juicio Final. Mientras tanto, en el Tibet la balanza se llenaba con piedras blancas y negras según las acciones buenas y malas de cada persona, demostrando así, por el peso de sus acciones, si había tenido una buena o una mala conducta. Esta también era un símbolo de los dioses íberos Indobeles y Untibeles.

En el mundo heleno, la balanza es además el emblema del titán Cronos (Saturno), y, por tanto, del tiempo. Esta visión se refuerza con la idea de que los días y las noches son los dos lados de la balanza, como dos opuestos que están equilibrio. También porque el tiempo muchas veces ejerce una función de juez, pues es el encargado de otorgarle el mérito a los artistas que no fueron reconocidos en su época y de castigar a los que quedaron impunes inmediatamente. Dicha idea se relaciona con el karma y el dharma, que recompensan al bueno y castigan al malo según la forma con que haya obrado en el pasado. Durante el equinoccio (día equitativo) de otoño, se posa en el cielo la constelación de Libra, representación de la diosa Temis luego de que fuera ascendida por Zeus. Las fuerzas del yin y del yang también se encuentran equilibradas sobre una balanza ideal dentro del mundo chino.

Para esta última cultura, los dos palillos de este instrumento de medición hacían referencia a la Osa Mayor y la Osa Menor. De manera que la balanza, representada en la constelación de Libra, era un símbolo del cielo y de su forma de actuar, ya que impartía la justicia divina. Para la alquimia, dado que la balanza era un instrumento que podía revelar el peso de todas las cosas, era un símbolo del orden y del universo, del cielo y la tierra, y, especialmente, de la ciencia y el conocimiento. Además, dado que la balanza hace referencia a la idea de unidad, es un símbolo de lo que no tiene manifestación, de lo primitivo, lo indefinido y lo inexistente.