¿Qué es toque de queda?

Un toque de queda es una orden dictada por el gobierno de un Estado que le prohíbe a sus ciudadanos circular libremente por la vía pública. Este tipo de medidas se toman usualmente en las ciudades y en horarios nocturnos, y se realizan con la intención de prevenir el desorden público provocados por protestas masivas, guerras civiles, guerras de pandillas, altos índices de delincuencia, desobediencia civil y, en el caso de fuerzas ocupantes, el toque de queda se lleva a cabo para impedir el levantamiento de la población civil o las actividades guerrilleras o terroristas que puedan perjudicar la ocupación. Como consecuencia, el toque de queda busca garantizar la seguridad de la población, proteger las instituciones públicas, disminuir los disturbios y reducir los enfrentamientos con manifestantes, grupos armados o grupos delincuenciales.

Para que los ciudadanos estén advertidos, el toque de queda se comunica por todos los medios oficiales de comunicación del gobierno, especialmente en aquellos que transmiten información de manera simultánea, como la radia, la televisión y las redes sociales. Esto se debe a que el toque de queda usualmente se toma como una medida de emergencia frente a una situación que necesita ser resuelta en el menor tiempo posible. En casos contrarios, se puede comunicar por periódicos. Para hacer efectivo el toque de queda, se despliegan las fuerzas armadas y policiales del Estado, como policías, militares y escuadrones antidisturbios.

En aquellos países donde el control del territorio no es efectivo por parte del Estado, el toque de queda también puede ser realizado por organizaciones distintas del gobierno, como las fuerzas paramilitares, los grupos delincuenciales, las pandillas y las guerrillas. En estos casos, dado que estos actores no cuentan con medios de comunicación masivo, esta medida se informa a través de panfletos, reuniones con la población civil y perifoneo. A diferencia de las consecuencias que puede tomar el Estado frente a la desobediencia del toque de queda, como la detención; en estos casos la desobediencia puede conducir al asesinato y a la desaparición forzada. Por supuesto, estos casos son atípicos y suponen una privación de las libertades individuales.

El término toque de queda proviene de la locución francesa couvre-feu, que se puede traducir literalmente como “fuego de cobertura”. Este concepto más tarde fue traducido al inglés como “curfeu” y luego como “curfew”, de donde proviene el término español “toque de queda”. En la Edad Media, este concepto fue introducido por Guillermo I el Conquistador, rey de Inglaterra, durante la Edad Media, como una medida en la cual se hacía tocar una campana al atardecer para que todos los pobladores de una localidad apagaran sus velas o las cubrieran con cuberitas de hierro fundido. De esta forma, se evitaba que se propagaran incendios. Esta tradición aún se conserva en algunas comunidades francesas, especialmente en Pont-Audemer y Estrasburgo.

¿Cuáles son los tipos de toque de queda?

Los toques de queda se pueden clasificar en varios tipos:

  • Toque de queda general: cuando se prohíbe la libre circulación de todos los ciudadanos, con excepción de las fuerzas policiales. Algunos ejemplos de este toque de queda fueron el apagón del noreste de 2003 en Estados Unidos y Canadá, los disturbios civiles de Francia en 2005, la revolución egipcia de 2011 y el toque de queda en Santiago de Chile del 20 de octubre de 2019.
  • Toque de queda para menores: cuando se prohíbe la libre circulación de menores de edad por las calles de la ciudad a determinada hora. Por lo general, los menores pueden circular en determinados casos si están en compañía de un tutor legal o un adulto responsable.
  • Restricciones de ingreso: en algunos alojamientos, se les prohíbe a los huéspedes ingresar a la propiedad después de determinada hora. Esto es usual en algunas pensiones, unidades residenciales, propiedades horizontales y hoteles. De igual forma, también es frecuente en algunos hogares, donde los padres prohíben a sus hijos que estén por fuera de la casa a altas horas de la noche.
  • Restricciones de vuelo: en determinadas poblaciones que cuentan con aeropuertos dentro de su casco urbano o cerca de este, existen restricciones de vuelo nocturno para que el ruido de las aeronaves no perturbe el sueño de los residentes cercanos. Esta política se puede ver en los aeropuertos de Gatwick, Heathrow y Stansted.