¿Qué es la música?

La música es el arte que distribuye diferentes sonidos y silencios para causar placer estético al oyente. El término proviene del griego mousikē (μουσική), que puede traducirse como el arte de las musas. Se tiene conocimiento que la música, al igual que el dibujo, es un arte que ha acompañado al ser humano a lo largo de su existencia, teniendo funciones rituales en un comienzo. Por lo general, la música es creada a partir de instrumentos musicales y cantos, aunque en la actualidad se emplean diferentes objetos que puedan producir sonidos audibles y también se modifican o se crean sonidos a partir de medios digitales.

¿Cuáles son los principales elementos de la música?

Melodía: hace referencia a la sucesión de las distintas notas musicales en una obra.

Armonía: hace referencia a la relación entre las distintas notas musicales que tiene lugar en un determinado momento. Por ejemplo, en la ejecución de un acorde hay dos o más sonidos que suenan al tiempo y que guardan una relación armónica. Por armonía también se entiende a la relación entre las principales notas o apartados de una obra musical o canción.

Ritmo: hace referencia a la relación entre las distintas notas y apartados de una obra musical en cuanto a su duración. Así, puede hablarse de ritmos rápidos si las notas se suceden unas a otras en tiempos muy reducidos o ritmos suaves si las notas se suceden unas a otras en tiempos muy amplios.

¿Cuál es la historia de la música?

La historia de la música puede dividirse en los siguientes periodos:

Música prehistórica: desarrollada entre los años 50.000 a. C. y 5.000 a. C., hace referencia a la música creada pos los primeros seres humanos a partir de objetos naturales como cañas, huesos, conchas, troncos, piedras, etc.

Música antigua: desarrollada entre los años 5.000 a. C. y 476 d. C., hace referencia a la música creada por todo tipo de culturas, como la de la Antigua Grecia, la Antigua Roma, Egipto, Mesopotamia y la Antigua China, entre otras. La música de este periodo se caracteriza por la creación de distintos instrumentos, como la cítara, la lira, el címbalo, el aulós, etc.

Música de la Edad Media: desarrollada entre los años 476 y 1450, hace referencia principalmente a la música creada en los países europeos con fuertes tendencias religiosas, como los cantos gregorianos.

Música del Renacimiento: desarrollada entre 1450 y 1600. Esta música llevó la polifonía s u mayor desarrollo y creó géneros como la fróttola, la lauda y la chanson.

Música Clásica: desarrollada entre 1600 y 1910. Esta música desarrolló formas como la cantata, la sonata, la tocata, la fuga, la sinfonía, la ópera y el oratorio. Algunos de sus principales exponentes son Schütz, Pachelbel, Vivaldi, Bach y Händel, entre otros.

Música del Clasicismo: desarrollada entre 1750 y 1800. Esta música se caracterizó por crear estructura más equilibradas que la música barroca. Algunos de sus principales representantes son Haydn, Mozart y Beethoven.

Música del Romanticismo: desarrollada entre 1800 y 1860, se caracteriza por buscar la expresión de las emociones y los sentimientos más que por la perfección de las estructuras. Algunos de sus principales representantes son Schubert, Mendelssohn, Chopin, Schumann, Liszt, Brahms y Wagner.

Música del Impresionismo: desarrollada entre 1860 y 1910, se caracteriza por buscar la combinación de diferentes timbres para crear texturas musicales novedosas. Algunos de sus principales representantes son Bagriel Fauré, Claude Debussy, Erik Satie, Maurice Ravel, Enrique Granados y Joaquin Turina, entre otros.

Música Moderna: desarrollada entre 1910 hasta nuestros días (aunque algunos autores hablan de música moderna y música contemporánea), se caracteriza por la experimentación y la ruptura definitiva con las formas tradicionales. Algunas de sus principales expresiones son el atonalismo, el microtonalismo, la música electrónica, la música minimalista, la música cinematográfica, la música improvisada, el jazz, el rock, el pop, etc.

¿Cuáles son las características de un sonido?

Las cuatro características de un sonido son.

Duración: hace referencia al tiempo que dura un sonido. Esta se encuentra relacionada con el ritmo y se representa dentro de las partituras con figuras como las redondas (cuatro tiempos), las blancas (dos tiempos), las negras (un tiempo), las corcheas (1/2 de tiempo), las semicorcheas (1/4 de tiempo), las fusas (1/8 de tiempo), las semifusas (1/16 de tiempo), la garrapateas (1/32 de tiempo) y las semigarrapateas (1/64 de tiempo).

Intensidad: hace referencia a la amplitud de las ondas sonoras. Esta característica puede modularse en distintos dispositivos tecnológicos a partir de lo que se conoce como volumen y en la interpretación musical al golpear con mayor o menor fuerza el instrumento. Dentro de las partituras, las diferentes intensidades se representan con los signos ppp (pianississimo, cuando es extremadamente suave), pp (pianissimo, cuando es muy suave), p (piano, cuando es suave), mp (mezzopiano, cuando es medio suave), mf (mezzoforte, cuando es medio fuerte), f (cuando es fuerte), ff (fortissimo, cuando es muy fuerte), y fff (cuando es extremadamente fuerte).

Timbre: hace referencia al sonido característico de cada instrumento, voz u objeto en vibración. Cada uno es diferente de otro porque los sonidos que escuchamos como individuales son en realidad múltiples sonidos formados como acordes. Así, si una trompeta y una guitarra ejecutan la misma nota, sonarán diferentes porque cada uno tiene diferentes cantidades de armónicos.

Tono: también llamado altura o frecuencia, hace referencia a la cantidad de vibraciones producidas en un segundo por un sonido. Estas ondas mecánicas se miden en hercios (Hz), y sólo las que van de los 20Hz a los 20kHz pueden ser percibidas por el oído humano. A mayor frecuencia, los sonidos son más agudos; mientras que las frecuencias bajas producen sonidos graves. Dentro de la música, se distinguen 7 tonos (do-re-mi-fa-sol-la-si) y 12 semitonos (do-do#-re-re#-mi-fa-fa#-sol-sol#-la-la#-si).