¿Qué es el pensamiento convergente?

El pensamiento convergente es un concepto que acuñó el psicólogo estadounidense Joy Paul Guilford para describir un método de solución de problemas opuesto al pensamiento divergente. De esta forma, este pensamiento defiende que los estudiantes, y las personas en general, respondan “correctamente” únicamente lo que se les pregunta, sin divagaciones o sin explotar su creatividad. Prueba de ello son las preguntas de selección múltiple y las distintas pruebas donde se le pide al examinado que dé una respuesta concreta. El pensamiento convergente, por tanto, se fundamenta en la precisión, la lógica, la memoria y la velocidad de respuesta del individuo. En algunos casos, se emplea junto al pensamiento divergente, aunque no en la mayoría de los casos.

En la actualidad, la mayoría de los sistemas educativos alrededor del mundo exigen esta clase de pensamiento del estudiante, en especial a través de las preguntas de opción múltiple. Esto ha sido criticado por otros pedagogos y psicólogos, quienes afirman que no todas las preguntas ni los problemas tienen una única solución. Además, si el pensamiento del estudiante, del niño, se condiciona de esta forma, tendrá dificultades para encontrar soluciones a problemas más complejos, donde no hay una única respuesta o donde se tenga que apelar a los sentimientos y a la opinión. De igual forma, se demostró que esta clase de pensamiento devaluaba los argumentos y las respuestas de las minorías.