¿Qué es Aridoamérica?

Aridoamérica es el término con el que se conoce a una región ecológica del norte de América, la cual tiene una historia y unas características determinadas. El área que comprende esta región abarca desde el norte de México hasta el sur de los Estados Unidos, y se caracteriza por tener un clima árido y seco, el cual contrasta con la región más verde y selvática de Mesoamérica, al centro y sur de México. Este concepto fue acuñado en 1985 por el científico estadounidense Gary Paul Nabhan, quien se basó en las investigaciones previas de los antropólogos Paul Kirchhoff y Al Kroeber. De esta manera, Nabhan propuso este término para delimitar una entidad cultural de esta región desértica del continente. A esto, el antropólogo mexicano Guillermo Bonfil Batalla aseguró que los conceptos de Aridoamérica y Mesoamérica no hacían referencia a dos mundos completamente diferentes e irreconciliables, sino a regiones con características climáticas específicas y pobladas por culturas que estaban en constante comunicación e intercambio.

La región ecológica de Aridoamérica comprende los estados mexicanos de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Querétaro y Zacatecas; y parte de los estados de Texas, Nuevo México, Arizona, Utah, Nevada y Louisiana. En esta vivieron y todavía subsisten algunas culturas como la Acaxee, Caxcane, Cochimí, Cocopá, Guachichil, Guachimontone, Guamare, Guaycura, Huarijio, Huichol, Kiliwa, Kumiai, Mayo, Mogolló, Monqui, Opata, Otomí, Pai Pai, Pame, Pericué, Pima Bajo, Seri, Tarahumara, Tecuexe, Tepecano, Tepehuán, Tradición Teuchitlán, Yaqui, Zacateco y la cultura de las tumbas de tiro.

Dadas las condiciones climáticas de este lugar del mundo, los pueblos indígenas que lo habitaban tuvieron que sufrir duras condiciones para poder desarrollar sus culturas, subsistiendo por medio de la agricultura de subsistencia y de una dieta con gran presencia del frijol tépari (de nombre científico Phaseolus acutifolius), que es resistente a la sequía. Puesto que la zona sufría de escasez de grandes fuentes hídricas, estas culturas debían abastecerse de agua en pozos y arroyos estacionales, los cuales eran alimentados por las escasas precipitaciones anuales de la región, que oscilaban entre los 120mm3 y 160mm3 (entre 4,7 pulgadas y 6,3 pulgadas cúbicas anuales). Así, es posible que el racionamiento y la escasez de agua hayan provocado migraciones y conflictos territoriales.

Dentro de la región ecológica de Aridoamérica, usualmente se distinguen dos áreas culturales bien determinadas. La primera de ellas es la Sierra de Tamaulipas, ubicada en el noroeste de México y poblada desde el Cenolíico Tardío hasta la era cristiana por culturas precolombinas. Algunos de los lugares arqueológicos más importantes de estas culturas son Cueva del Diablo, Cueva de La Perra, Cañón del Diablo y Cueva de Nogales, donde se han encontrado esculturas, obras arquitectónicas, instrumentos musicales, carteras, chamarras y collares, entre otros. Estas culturas desarrollaron la agricultura y son consideradas como una de la más antiguas de toda América. La segunda de ellas es el Desierto de Chihuahua, ubicada en la zona desértica del norte de México y el sur de Estados Unidos. Dentro de esta zona árida se encuentra el oasis de Cuatro Ciénegas, con al menos 200 estanques de aguas cálidas y tibias, ricas además en minerales. Debido a lo aislado que dicho oasis se encuentra del resto de organismos vivos y ecosistemas más poblados, se pueden encontrar numerosas especies endémicas.