¿Cómo fue la Independencia de Colombia?

Se conoce como Independencia de Colombia al proceso por el cual la Nueva Granada, hoy Colombia, dejó de depender del Imperio español para convertirse en un país soberano a comienzos del siglo XIX. Este proceso no fue aislado, sino que circunscribió a los procesos de independencia de distintas naciones hispanoamericanas en América, las cuales tuvieron lugar tras la invasión francesa de España en el contexto de las guerras napoleónicas. La independencia de Colombia estuvo inspirada en la independencia de los Estados Unidos y de Haití, dos países que anteriormente habían sido colonias de países europeos, Inglaterra y Francia respectivamente, y lograron ser su libertad tras un enfrentamiento armado.

Además de los antecedentes antes mencionados, es de recordar la insurrección de los comuneros que ocurrió en Socorro (hoy Santander), en donde los criollos se quejaron de las reformas tributarias españolas que imponían más impuestos a la población. Tras este primer levantamiento, que fue apaciguado por la guardia real, los ánimos independentistas volvieron a intensificarse cuando el rey español Fernando VII abdicó en favor de José Bonaparte (Pepe Botella), hermano de Napoleón. Para desconocer este acto, los españoles fieles a Fernando VII crearon un gobierno de emergencia encabezado por la Junta Central Suprema. De igual forma, se crearon distintas juntas en las colonias españolas, como la Junta de Gobierno de Cartagena de Indias, y la Juntas de Santiago de Cali. A este clima de agitación se sumó la revuelta del 20 de julio, también conocida como el incidente del florero de Llorente o el Grito de Independencia, donde los criollos se rebelaron contra los españoles y redactaron el Acta de Independencia de Colombia.

Una vez el virrey fue arrestado, se formó una Juna de Gobierno en Santafé de Bogotá, con lo cual dejó de existir el virreinato. A este hecho se sumó la declaración de independencia de Cartagena el 11 de noviembre de 1811. A partir de entonces, distintas ciudades se declararon independientes de la corona española. Sin embargo, esta libertad trajo el dilema de cómo debería ser gobernado el nuevo país: de una forma federa, como proponía las Provincias Unidas de Nueva Granada, o de una forma central, como proponía la Provincia de Bogotá. Entonces se desencadenaron múltiples conflictos que enfrentaron a ambas facciones entre 1810 y 1816, en un periodo que se conoce como la Patria Boba. Mientras tanto, Fernando VII, quien ya había recuperado la corona en España, se lanzó a la reconquista de América.

Así, la Guardia Real llegó a Venezuela y depuso la Primera República, capturando a Francisco de Mirando y a todos los principales oficiales que habían proclamado la independencia, con la notable excepción de Simón Bolívar y otros caudillos que se refugiaron en Cartagena. Conociendo los planes que tenía España por reconquistar sus antiguas colonias, las diferencias entre federalistas y centralistas se calmaron y se apoyó la causa de Simón Bolívar, quien volvió a Venezuela y recuperó la ciudad de Caracas, con lo cual proclamó la Segunda República de Venezuela. Tras esto, se decretó la Guerra a Muerte contra los españoles, con lo cual se persiguieron, asesinaron y expulsaron a los españoles de América. Bolívar entonces volvió a la Nueva Granada y sitió la ciudad de Bogotá hasta que consiguió liberarla. De esta forma, recibió el rango de capitán general y movilizó sus tropas hasta Santa Marta, donde estaban atrincherados los últimos realistas.

Ya para 1818, la guerra estaba a favor de los patriotas. Así, las fuerzas de Bolívar en Venezuela y las de Francisco de Paula Santander en la Nueva Granada se unieron para conformar una sola unidad militar. A este esfuerzo se sumó el apoyo de la corona británica, la cual envió dos buques, Perseverance y Tartare, para apoyar la causa independentista. En este contexto, se llevó a cabo el Congreso de Angostura el 15 de marzo de 1819, en donde Bolívar dio su famoso Discurso de Angostura. En este, mostraba el camino a seguir para la fundación de una nueva república y para la redacción de una Constitución, la cual fue finalmente promulgada en 1821. Así nació la República de la Gran Colombia, dividida en los departamentos de Cundinamarca, Venezuela y Quito.