La patrística es el estudio de los primeros escritores cristianos, llamados como padres de la Iglesia. Este tuvo lugar desde el siglo I, los sucesos ocurridos al final del Nuevo Testamento, hasta el siglo V, cuando ocurrió el Concilio de Calcedonia entre el 8 de octubre y el 1 de noviembre del 451, o bien hasta el siglo VIII, cuando ocurrió el Segundo Concilio de Nicea entre el 24 de septiembre y el 13 de octubre del 787. Fue durante este periodo de tiempo en que se constituyó el contenido doctrinal de la Iglesia cristiana a partir del pensamiento filosófico de la Antigua Grecia.

De tal manera que la intención de los patrísticos era aunar la filosofía con la creencia, la razón con la fe. Por lo que surgieron diferentes doctrinas o grupos: los apologistas, quienes buscaba la defensa de la fe cristiana ante los ataques del paganismo; los gnósticos, quienes buscando argumentos lógicos para justificar la fe cristiana terminaron convirtiéndose en herejes; los padres alejandrinos, quienes constituyeron un sistema de la cristiandad a partir de conceptos filosóficos; y los padres apostólicos, quienes eran discípulos inmediatos de los apóstoles.

¿Quién es el mayor representante de la patrística?

Si bien quienes fundaron las creencias cristianas son Policarpo de Esmirna, Gregorio de Nisa y Clemente I, el mayor representante de la patrística es San Agustín de Hipona. Este nació el 13 de noviembre del 354 y murió el 28 de agosto del 430 a sus 75 años. En un primer momento, hizo parte de los gnósticos, por lo que se alejó de Dios; pero luego se reincorporó al cristianismo alrededor del 386 sin dejar de lado su pensamiento intelectual. Es así como relaciona la filosofía de Platón con las creencias religiosas y escribe obras como La Ciudad de Dios, Confesiones o Retractaciones, que sobreviven a nuestros días y que han servido de influencia para múltiples autores posteriores.

¿Cuáles son los principales pensadores patrísticos?

Los pensadores patrísticos pueden dividirse en dos grupos: los griegos y los latinos. Así, los principales representantes de los primeros son Clemente de Alejandría, Gregoria de Nisa, San Basilio de Cesarea, Hipólito de Antioquia, Ireneno de Lyon y Justino de Flavia, entre otros; mientras de los segundos destacan Agustín de Hipona, Lactancio, Tertuliano y Clemento Romano. Aunque también hay autores patrísticos que se encuentran fuera de esta catalogación por haber nacido en otros lugares, como los cartaginenses (africanos) San Cipriano y Tertuliano.

¿Cuáles son las escuelas patrísticas?

Las escuelas patrísticas son principalmente cuatro. Escuela de los Padres apologistas: desarrollada entre el siglo I y el II por autores como Atenágoras, Justin, Ireneo y Tatian. Escuela de Alejandría: desarrollada desde el siglo III al V por pensadores como Orígenes y Clemente. Escuela de Capadocia: desarrollada a partir del siglo V por Gregorio Nacianceno, Gregorio de Nisa y Basilio. Escuela de Bizancio: desarrollada en el siglo VIII por Máximo el Confesor, Juan Damasceno y Dionisio Areopagita (más conocido como Pseudo-Dionisio).