¿Qué es el plomo?

El plomo es el elemento químico de número atómico 82 y símbolo Pb, por su nombre en latín, plumbum. El plomo es uno de los metales del bloque p (también conocidos como “otros metales”) que se encuentra dentro de la tabla periódica en el grupo 14, periodo 6 y bloque p. Este elemento fue agregado a la tabla periódica actual, pues el químico ruso Dimitri Mendeléyev pensó que no era un elemento metálico debido a su elasticidad molecular. En la actualidad se sabe que esta elasticidad es causada por la temperatura del ambiente, que hace extender sus átomos. Este elemento tiene la capacidad para formar varios óxidos, sales y compuestos organometálicos, y es resistente al ácido clorhídrico y al ácido sulfúrico, aunque se disuelve lentamente en ácido nítrico y bases nitrogenadas.

El plomo es un elemento que tiene una masa atómica de 207,2u, una dureza de 1,5 Mohs y su configuración electrónica es [Xe]6s24f145d106p2, con 2, 8, 18, 32, 18 y electrones en cada nivel. Como propiedades atómicas, el plomo tiene un radio medio de 180pm, una electronegatividad de 2,33 en la escala de Pauling, un radio covalente de 147pm, un radio atómico de 154pm (radio de Bohr), un radio de van der Waals de 202pm y estados de oxidación 4 y 2. Como propiedades físicas, el plomo es un elemento que se encuentra en estado sólido bajo condiciones ordinarias, tiene un punto de fusión de 327 °C, un punto de ebullición de 1749 °C, una densidad de 11340 kg/m3, una entalpía de fusión de 4,79 kJ/mol, una entalpía de vaporización de 177,7 kJ/mol, una temperatura crítica de -266 °C, un módulo de comprensibilidad de 46 GPa y una presión de vapor de 4,21×10-7 Pa a 600K.

El plomo tiene una estructura cristalina cúbica y centrada en las caras, un calor específico de 129 J/(K.kg), una conductividad térmica de 35,3 W/(K.m), una conductividad eléctrica de 4,81×106 S/m, un módulo de cizalladura de 5.6 GPa, un módulo elástico de 16 GPa, una velocidad del sonido de 1260 m/s a 20 °C y un coeficiente de Poisson de 0,44. De los 38 isótopos que se conocen del plomo hasta la actualidad, cuya masa varía de 178 a 215u, sólo cuatro son estables: Pb204, Pb206, Pb207 y Pb208. Aun así, el radioisótopo Pb205 tiene una vida media de 15,3 millones de años aproximadamente y el radioisótopo Pb202 tiene una vida de 53.000 años. Además de esto, se conocen 46 isómeros nucleares de este elemento.

El plomo se conoce desde la antigüedad por el ser humano. Se sabe que este metal ha sido extraído desde hace 6.000 años atrás por diferentes culturas. Por ejemplo, se han encontrado pepitas de plomo en hallazgos arqueológicos de Perú, Guatemala y México. Algunos años después, el plomo comenzó a extraer a gran escala alrededor del año 650 a. C. por los griegos, quienes no sólo desarrollaron una manera de obtenerlo, sino también de transformarlo en plomo blanco. Dado que esta sustancia posee una gran capacidad de cobertura, fue empleada en la pintura como base a lo largo de 2000 años. Poco después, los romanos empezaron a extraer el plomo a gran escala en Gran Bretaña y España, utilizándolo para elaborar vajillas de peltre, monedas, ataúdes y tuberías. Luego de que el plomo dejara de usar durante la Edad Media, se utilizó nuevamente para fabricar balas y esmaltes de cerámica, y después dentro de los procesos de impresión y como aditivo del combustible.

El plomo es un metal suave y opaco de color gris plateado que se puede trabajar fácilmente si se le tiene en láminas. Este metal se consigue mayoritariamente a partir del tostado del mineral galena. Con una abundancia de 11 ppm en la corteza terrestre, las mayores reservas de este elemento se encuentran en Australia, China y Rusia. Mientras que sus mayores productores son China, Australia y Estados Unidos. El plomo no tiene una función biológica determinada. De acumularse en nuestro cuerpo, puede provocar serios problemas de salud debido a su toxicidad. De igual forma puede perjudicar el correcto desarrollo del feto y puede provocar cáncer. Aun así, el cuerpo humano alberga hasta 120 mg de plomo dentro de los huesos, ingiriendo hasta 0,1 mg en los alimentos que se ingiere a diario.

El plomo, debido a su resistencia a la corrosión y la facilidad con la que puede trabajarse, se usó desde la época de los romanos para hacer pinturas, tuberías y peltre (aleación de plomo con cobre, antimonio y estaño). De igual forma, se ha empleado en tintes para el cabello, insecticidas, aditivo de la gasolina y esmaltes de plomo. No obstante, la mayor parte de estas aplicaciones han caído en desuso y se han prohibido debido al peligro que representa el plomo para la salud, en es especial para los niños. Aun así, se usa para producir pigmentos, revestimientos para cables, cinturones de pesas para bucear, protectores para la radiación, baterías para automóviles, municiones, mancuernas, pesas y ciertas soldaduras. Además, se usa en el almacenamiento de líquidos corrosivos y en la elaboración de vitrales y techos.