¿Qué es el sodio?

El sodio es el elemento químico número 11 de la tabla periódica, cuyo símbolo es Na, por su nombre en latín: natrium. Este elemento es un metal alcalino blando que se encuentra en la tabla periódica en el grupo 1, periodo 3 y bloque s. El sodio tiene una masa atómica de 22,98976928 u, una configuración electrónica de [Ne]3s1, una dureza de 1,2 Mohs y una configuración electrónica de 2, 8, 1. Entre las propiedades atómicas del sodio se puede mencionar que su radio medio es de 180pm, su electronegatividad es de 0,93 en la escala de Pauling, su radio atómico es de 190pm, su radio covalente es de 154pm, su radio de van der Waals es 227pm y su óxido es Na2O.

Entre las propiedades físicas del sodio se puede mencionar que se encuentra en estado sólida bajo circunstancias ordinarias, su densidad es de 968 kg/m3, su punto de fusión es de 370,87 °C, su punto de ebullición es de 883 °C, su entalpía de fusión es de 2,598 kJ/mol, su presión de vapor s de 1,43×10-5 Pa a 1234K, su estructura cristalina es cúbica y centrada en el cuerpo, su calo específico es de 1230 J/(K.kg), su conductividad eléctrica es de 21×106 S/m, su conductividad térmica es de 141 W/(K.m) y su único isótopo estable es 23Na, con 12 neutrones.

El sodio ha sido utilizado desde la antigüedad en forma de sal (NaCl) y de sosa (Na2CO3), uno para la sazón de alimentos y otro para fabricar vidrio. La primera se obtenía del mar y de los salares; la segunda se obtenía de la ceniza de algunas plantas y del valle del Natrón, Egipto. Durante varios siglos se discutió sobre cuál era la composición de estas dos sustancias, aunque la incógnita sólo fue resuelta en octubre de 1807, cuando en la Royal Institution de Londres Humphry Davy sometió la sosa cáustica (NaOH) a una corriente eléctrica, oteniendo como producto sodio metal. Un año después, los químicos franceses Louis-Jacques Thénard y Louis-Josef Gay-Lussac consiguieron sodio tras calentar una mezcla de limaduras de hierro con soda cáustica.

El sodio es un metal suave que pierde lustre rápidamente al entrar en contacto con el aire. Este también reacciona con fuerza al entrar en contacto con el agua. Aun así, el sodio es indispensable para el cuerpo humano y para el de otros seres vivos. Se sabe que nuestra anatomía alberga al menos 100 gramos de sodio, los cuales están en constante renovación porque se pierden con la actividad humana y se obtienen con la ingesta de diferentes alimentos. De esta manera, necesitamos cerca de 3 gramos por día y consumimos alrededor de 10. En exceso, el sodio puede provocar problemas de salud, como presión arterial alta. Los mayores productores de sodio en el mundo son China, India y Estados Unidos; aunque todavía se desconoce qué país ostenta las mayores reservas. Esto se debe a la gran abundancia del sodio en la corteza terrestre, cuya concentración es de 23.600 ppm.

El sodio en su estado puro se emplea en la industria química como reactivo y en los reactores nucleares para intercambiar calor. No obstante, las sales tienen más aplicaciones que el propio metal. Así, la sal común (cloruro de sodio) se ha agregado en los alimentos para dotarlos de sabor desde la antigüedad; esta también se utiliza para aumentar la refrigeración de ciertos sistemas, para deshelar las carreteras en temporada de invierno y como materia prima en la industria química. Por su parte, el carbonato de sodio (Na2CO3) se usa para ablandar el agua; mientras que el bicarbonato de sodio (NaHCO3) se utiliza para todo tipo de actividades domésticas.

¿Cuáles son los compuestos más comunes del sodio?

Los compuestos más comunes del sodio son:

  • Sal común (NaCl).
  • Carbonato de sodio (Na2CO3).
  • Bicarbonato de sodio (NaHCO3).
  • Citrato de sodio (Na3C6H5O7).
  • Hidróxido de sodio (NaOC).
  • Nitrato de sodio (NaNO3)
  • Tiosulfato de sodio (Na2S2O3.5H2O).
  • Bórax (Na2B4O7.10H2O).
  • Yoduro de sodio (NaI)
  • Eritorbato de sodio (C6H7NaO6).
  • Tripolifosfato de sodio (Na5P3O10)