¿Qué es la Unicef?

La Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, más conocida por las siglas de su nombre en inglés como Unicef (United Nations International Children’s Emergency Fund), es una agencia de la ONU que brinda ayudas para los niños, los jóvenes y las madres de todo el mundo, principalmente de los países subdesarrollados y los países en vías de desarrollo. Esta fue fundada el 18 de agosto de 1946 y tiene su sede principal en Nueva York, siendo su actual presidente el político noruego Tore Hattrem. En un comenzó, esta agencia de la Organización de las Naciones Unidas nació con el propósito de auxiliar a los niños europeos después de la Segunda Guerra Mundial. Ya para 1953, se convirtió en un organismo con presencia permanente al interior de la ONU, encargándose de defender los derechos de los niños y las familias alrededor del mundo. De esta manera, en la actualidad trabaja en más de 191 países a través de Comités nacionales y distintos programas de atención.

El 20 de noviembre 1959, se adoptó la Declaración sobre los Derechos del Niño durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, siendo aprobada de forma unánime por los 78 Estados que componían la ONU en aquel entonces. A partir de esta declaración, la Unicef guio sus acciones y políticas. De esta manera, dejó de ser una organización de asistencia humanitaria para transformarse en un agente internacional de cooperación para el desarrollo, señalando que la mejor forma de superar la pobreza era por medio de la educación. Por todas las acciones que emprendió desde entonces, fue merecedora del Premio Nobel de la Paz en 1965 y en 1979 fue elegida como la principal agencia de las Naciones Unidas.

Ya en 1989 se aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño a partir de la declaración antes mencionada, la cual fue firmada y ratificada por la gran mayoría de los países del mundo. Durante la década de 1990, tras la Cumbre Mundial a favor de la Infancia, se desarrolló un plan mundial de acción que contemplaba la realización de siete metas principales y veinte metas de apoyo para favorecer la infancia mundial. A esto le siguió la Declaración del Milenio en los que señalaban ocho objetivos que debían ser superados en los siguientes años, entre los que se incluían reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y promover la igualdad de género y la autonomía de las mujeres. Estos fueron anunciados en la Cumbre del Milenio de Nueva York en el año 2000, a la que asistieron 189 jefes de Gobierno y Estado, los cuales se comprometieron a llevarlos a cabo.

Entre las prioridades de Unicef se encuentra la supervivencia y el desarrollo infantil, para lo cual esta organización ha desarrollado programas de saneamiento, salud, nutrición y distribución de agua en las zonas donde hay escasez; la educación y la igualdad de género, para lo cual se ha promovido la educación primaria a nivel mundial, favoreciendo las oportunidades de los niños a asistir a una escuela sin importar su condición; la prevención y tratamiento del VIH, que puede afectar a los niños ya sea por el contagio de esta enfermedad o por la muerte de sus padres y familiares, dejándolos desamparados; y la protección infantil en temas como la explotación, la violencia y el abuso, en casos concretos como la trata de menores, el trabajo infantil, el reclutamiento para conflictos bélicos y el matrimonio infantil.