¿Cuál es la historia del Himno Nacional de Argentina?

El Himno Nacional de Argentina, anteriormente conocido como Marcha patriótica, Canción patriótica nacional o Canción patriótica, es el himno oficial de la república de Argentina desde 1944. Este fue escrito por el abogado, político y escritor argentino Vicente López Planes y musicalizado por el músico español Blas Parera Morat. La historia de este himno se remonta hasta el 24 de mayo, cuando Vicente López visitó la Casa de Comedia (actual Teatro Coliseo) para ver la obra El 25 de mayo, escrita por Luis Morante e inspirada en la Revolución de Mayo de 1810. Al final de la obra, los actores coreaban un himno que había compuesto el mismo Morante con música de Blas Parera. Conmovido por la escena, Vicente López llegó a su casa y pasó la noche escribiendo la primera estrofa de su propio himno.

Más tarde, el ejecutivo, que por aquel entonces era presidido por el Primer Triunvirato, supo que debía entregarle a su pueblo un himno más emotivo y elaborado que el que se tenía. Así que envió un oficio al Cabildo de Buenos Aires el 22 de julio de 1812 para que se compusiera “la marcha de la patria”, la cual debería ser entonada e las escuelas y al comienzo de toda obra teatral, siempre de pie y en actitud de respeto.  Para el año siguiente, la Asamblea General Constituyente y Soberana del Año 1813 ordenó que el himno fuera escrito para el 6 de marzo. El 11 de mayo, el texto fue aprobado y bautizado como “Marcha Patriótica”. Un día después, la petición para que realizara la música llegó a manos de Blas Parera, quien logró componer toda la partitura en una sola velada.

De esta manera, el himno fue interpretado por primera vez en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson el 14 de mayo de 1813, siendo ella misma quien cantó una a una todas las estrofas. Para el 25 de mayo de 1813, la obra se estrenó al público y tres días después fue cantada en el teatro como prólogo a una función patriótica nocturna. Luego de esto, el himno de conocido como Canción Patriótica Nacional y más tarde como Canción Patriótica. Ya en 1847, se descubrió una copia que estaba titulada con el nombre de Himno Nacional Argentino, con el cual se le conoce hasta ahora. Luego de sus primeros años, el himno pronto se extendió por todas las provincias de El Plata y pasó a ser enseñado en las escuelas como símbolo nacional.

A partir de 1900, el Poder Ejecutivo recomendó emplear una versión reducida para actos públicos y oficiales. Así, desde aquel entonces sólo se interpretan las primeras cuatro líneas de la primera estrofa, las últimas cuatro líneas de la novena y el coro final. Por su parte, en las provincias de La Rioja, Santiago del Estero y Catamarca se canta desde 1950 un himno que tiene letra en los acordes iniciales. Esta letra no hace parte del original, y por mucho tiempo se pensó que la añadidura era anónima; aunque más tarde se confirmó que había sido escrita por el historiador y escritor argentino Antonio Dellepiane en 1929. Dicha letra ha recibido la crítica de diferentes autores, quienes defienden que la añadidura no es acorde al estilo del himno original.