¿Qué significa el símbolo de la medicina?

El símbolo universal de la medicina es el caduceo, que está compuesto por dos serpientes enrolladas a lo largo de un báculo. Este símbolo ha existido en la humanidad desde la antigüedad. Prueba de ella es un grabado en la copa de un monarca que vivió hace unos 4.600 años o más. De igual forma, puede encontrarse en las tablas indias nägakals. Si bien usualmente se le confiere el significado unívoco del comercio y las actividades económicas, sus interpretaciones han variado a lo largo de los años y en las diferentes culturas en las que ha estado presente. En la Antigua Grecia, el caduceo era el emblema de Hermes (Mercurio en la mitología romana), mensajero de los dioses. La serpiente era entonces un símbolo ambivalente, tanto benéfico como maléfico. De tal forma que en el caduceo contenía sus dos significaciones, representando el equilibrio del cosmos.

Saint-Martin anota que Mercurio es el encargado de mantener el equilibrio entre las fuerzas del agua y el fuego. Esto sería retomado después por los alquimistas, quienes decían que los dos principios del universo eran Mercurio y Azufre. Según narra el mito, las dos serpientes, la del bien y la del mal, estaban enfrentadas entre sí. Entonces Hermes las unió en su vara. Por esta razón, el caduceo era un símbolo de la paz y también del cambio. Por su parte, Hermes no sólo era el mensajero divino, sino también el guía de las personas en las decisiones y los momentos difíciles. Esta interpretación de comunión se puede encontrar en el mito de Izanami e Izanagi, que giran alrededor del pilar cósmico antes de unirse definitivamente; en el mito de Niu-kua y Fo-hi, cuando se unieron debido a sus colas de serpiente; y el mito de las nädi en el tantrismo, quienes se uiniero tras girar alrededor del süshumna.

Otra lectura anota que el caduceo es símbolo de fecundidad, pues las dos serpientes se enrollan alrededor de un símbolo fálico, la vara, asociada al pene erecto. Así, según anota Henderson, destacado discípulo de Jung, el falo de Hermes penetra el mundo desconocido desde el mundo conocido en busca de un mensaje o una acción espiritual, como la curación. Por esta razón, la vara de esculapio, relacionada con el caduceo, es el símbolo universal de la medicina. Dado que el caduceo muchas veces está acompañado por las alas de las sandalias de Hermes, simboliza, fuera del mundo griego, a Quetzalcóatl (la serpiente emplumada) y a los dragones chinos.

En la India, el caduceo está estrechamente asociado con el árbol sagrado. Lo mismo ocurre en Mesopotamia, donde el caduceo se representa con una vara central. De manera que, en relación con el árbol, el caduceo es un símbolo de lo divino y la adivinación. Según señala Court de Gébelin, citando a Macrobio y a Atenágoras, la vara simboliza el ecuador; las serpientes, los dos sexos; y las alas, el tiempo. Las serpientes también pueden ser leídas como el sol y la luna, por lo cual el caduceo en su conjunto representaría el cosmos. Según otra lectura, el caduceo contiene los cuatro elementos: las alas son e aire; la vara, la tierra; y las dos serpientes, el agua y el fuego. Por lo tanto, representaría, al igual que en la interpretación anterior, el universo mismo, el todo. Por su parte, los romanes lo veían como símbolo de la buena conducta y la moral.