¿Qué es el taylorismo?

El taylorismo, también conocido como gestión científica, es la teoría desarrollada por Frederick Taylor que buscaba analizar y mejorar los flujos de trabajo a través de la distribución de las tareas de los procesos de producción en una empresa. De esta forma, los trabajadores ocupaban unos roles específicos en la cadena de producción y se evitaba que uno solo pudiera detener o entorpecer el proceso en sí. Igualmente, esta teoría buscaba crear la relación más óptima entre el obrero y las máquinas de producción, llegando a ofrecer estímulos para motivar a los obreros y llegando a cronometrar y estudiar sus movimientos para encontrar la manera más rápida de hacer las cosas.

Esta teoría tuvo su desarrollo dentro de las industrias manufactureras de Estados Unidos durante las décadas de 1880 y 1890, principalmente en las industrias dedicadas al acero. Su auge tuvo lugar en la década de 1910, cinco años antes de la muerte de Frederick Taylor. Para la década siguiente, el taylorismo fue contrastado con otras teorías de organización del trabajo, quedando obsoleta para la década de 1930. No obstante, varios de sus conceptos siguieron teniendo relevancia y sus postulados fueron fusionándose con otras teorías.

Cuando el pensamiento de Taylor fue llevado a la práctica, las industrias redujeron los valores de cada pieza para que la producción se incrementara. Por este motivo, se produjeron múltiples huelgas entre 1912 y 1913 en contra del taylorismo. Igualmente, se le criticó el monopolio de conocimiento que significaba el estar tan especializado en una sola labor y la mecanización del trabajo, tratando a los obreros como máquinas.

¿Cómo se realizaron los estudios del taylorismo?

Frederick Taylor propuso que se debería seguir el siguiente método para aumentar la productividad:

  1. Encontrar a una decena o una quincena de trabajadores que fueran los más hábiles en sus respectivos puestos de trabajo.
  2. Estudiar y definir los materiales y las herramientas utilizadas por estos trabajadores para sus labores.
  3. Estudiar y determinar con un cronometro el tiempo y los movimientos empleados para dicha labor.
  4. Eliminar los movimientos que pudieran entorpecer el trabajo.
  5. Reunir la nueva secuencia de movimientos desprovista de movimientos inútiles.

¿Cuáles son los resultados del taylorismo?

Algunos de los principales resultados que logró el taylorismo son:

  • Aumentar la destreza del trabajador mediante el conocimiento técnico y la especialización.
  • Mejorar el dominio del tiempo en las plantas, consolidando un capital mayor.
  • Mecanizar los roles y el individualismo técnico.
  • Estudiar científicamente los tiempos y movimientos humanos, buscando la mayor productividad.
  • Dividir y reorganizar el trabajo para reducir los costos de producción.