¿Qué es un estereotipo?

Un estereotipo es la imagen simplificada, exagerada y poco realista que se tiene de una cultura o un grupo determinado de personas, atribuyéndoles a todos sus miembros unos valores, características y capacidades inherentes. Por lo general, los estereotipos se basan en los prejuicios que tiene una sociedad hacia las minorías, funcionando como un mecanismo de defensa a su status quo. Estos prejuicios son legados a las nuevas generaciones y en muchos casos son difundidos por los medios de comunicación, agravando la percepción que se tiene sobre las personas perjudicadas. Algunos de los estereotipos más difundidos recaen sobre los judíos, las mujeres, los negros, los indígenas, los musulmanes, los extranjeros y las personas de ciertas clases sociales, entre otros. Dentro del mundo digital también existen varios estereotipos, como es el caso del nerd, el friki, el gamer, el hípster, el otaku o el spamero.

El término estereotipo proviene de los vocablos griegos stereós (στερεός), que se puede traducir como “sólido”, y typos (τύπος), que se puede traducir como “molde” o “impresión”. El término estereotipo fue acuñado por primera vez por el pintor y grabador francés Firmin Didot, quien desarrolló una placa de impresión que podía duplicar tipografías. No obstante, no fue sino hasta 1922, con la publicación del estudio Opinión pública del periodista y psicólogo estadounidense Walter Lippmann, cuando se le dio el significado que hoy todos conocemos. Lippmann habla del estereotipo como unas imágenes preconcebidas que se tienen sobre un grupo de personas, las cuales funcionan como una guía para la vida en sociedad, como una forma de afrontar a los desconocidos antes de tener un contacto real con ellos.

La proliferación de estereotipos se puede rastrear desde la antigüedad, aunque su uso despectivo se vio amplificado con la esclavitud y los sistemas de castas coloniales. Sumado a esto, distintas pseudociencias creyeron predecir la personalidad y las capacidades de una persona a partir de su apariencia, como la frenología. De tal manera que el estereotipo ha funcionado a lo largo de la historia como una forma de no ver al otro por sus características individuales, como individuo, sino como parte de un grupo homogéneo. Esto ha prevenido a las personas y a las sociedades sobre algunos grupos sociales, llevándolos, en muchos a casos, a realizar acciones de discriminación.

Más allá de las cuestiones sociales, pueden encontrarse estereotipos dentro de la literatura y las artes, como es el caso del guerrero, el héroe trágico, la princesa en peligro, la bruja, la madrastra, el monstruo, el villano, el escudero, el científico loco, la amiga de la infancia, etc. Todos estos estereotipos responden a personajes unidimensionales, muchos de los cuales tienen su origen en la Comedia del Arte Italiana, donde los personajes tenían una máscara, unas características y un papel definido dentro de la obra, como era el caso del arlequín, el doctor, el capitán, el Pantaleón y la isabella. Así, puede hablarse de personajes estereotipados o cliché cuando estos realizan las mismas acciones que otros personajes similares ya han hecho en otras obras del mismo género.