¿Qué es un referéndum?

Un referéndum, también conocido como referendo o plebiscito, es un mecanismo en el cual se someten a votación popular actos o leyes administrativas con el fin de que sean ratificados o no. En cualquiera de los casos, es necesario que una de las opciones consiga la mayoría absoluta. De esta manera, dado que las personas pueden ejercer funciones políticas sin representación o intermediación, se considera al referendo como un mecanismo de democracia directa (MDD), y actualmente está incluido en la constitución de la mayoría de las repúblicas del mundo. Aun así, este mecanismo también ha sido parte de gobiernos autoritarios y de democracias frágiles. Ejemplo de ello son los referendos celebrados en Perú en 1919, en Bolivia en 1931, en Uruguay en 1942 y en Brasil en 1963.

El referéndum se basa en el derecho de sufragio de los ciudadanos, por lo que sólo pueden participar aquellas personas que cuenten con los requisitos para ser ciudadanos: mayoría de edad y nacionalidad, en casi todos los casos. Las decisiones tomadas por el pueblo en los referendos pueden ser vinculantes y directas, cuando las leyes son derogadas o aprobadas inmediatamente después de la consulta; pueden ser indirectas, cuando las leyes y propuestas votadas por los ciudadanos pasan al parlamento; o pueden ser consultivas, cuando cumplen la misma función que una encuesta: saber la opinión de las personas sobre un tema concreto. Así, los referendos son parte fundamental de los sistemas de democracia directa, como los existentes en ciertos cantones de Suiza; o funcionan para potenciar la intervención directa de las democracias participativas.

¿Cuáles son los tipos de referéndum?

Los referéndums pueden clasificarse en diversos tipos según varios factores. Dependiendo del objeto de la consulta, pueden clasificarse en:

  • Referéndum constitucional: cuando se busca cambiar, agregar o eliminar un artículo de la Constitución.
  • Referéndum legal: cuando se busca realizar una modificación a las leyes.
  • Referéndum revocatorio: cuando se busca apartar de sus funciones a un mandatario electo.
  • Referéndum de independencia: cuando se busca la independencia de un territorio con respecto a otro.

Dependiendo del fundamento en el cual se basan los referéndums, pueden clasificarse en:

  • Referéndum obligatorio: también conocido como referendo preceptivo, cuando la aprobación de una ley por el congreso es sometida obligatoriamente a voto popular.
  • Referéndum facultativo: cuando se aprueba una ley y los ciudadanos pueden revocarla con la recogida de determinado número de firmas. En caso de que se consigan, se realiza entonces el referendo con el propósito de aprobar o rechazar dicha ley.
  • Referéndum decisorio: cuando el resultado del referendo es vinculante.
  • Referéndum consultivo: cuando sólo se busca saber la opinión de las personas sobre determinado tema político sin que el resultado sea vinculante. No obstante, esto se hace con el propósito de guiar las futuras decisiones de los políticos a partir de la decisión u opinión manifestada por la mayoría.
  • Plebiscito: cuando se realiza un referendo no vinculante que busca reforzar una medida tomada por el gobierno a partir de la voluntad general. Este tipo de referendo se suele usar en las decisiones más importantes de un Estado, como su independencia o su forma de gobierno. El término proviene de los vocablos latinos plebi, que traduce “pueblo” y scito, que traduce “tener en cuenta”. Así, el plebiscito busca que la opinión del pueblo sea tenida en cuenta por el gobierno.
  • Referéndum constitutivo: también conocido como referendo de ratificación, es aquel mecanismo en el que se busca la aprobación popular sobre determinada política.

Dependiendo de su carácter, los referéndums pueden clasificarse en:

  • Referéndum propositivo: cuando los ciudadanos pueden proponer nuevas leyes mediante una recogida de firmas.
  • Referéndum abrogativo: cuando los ciudadanos pueden derogar leyes mediante el voto popular.
  • Referéndum aprobativo: cuando los ciudadanos pueden aprobar leyes que se encuentran en discusión en el parlamento o que han llegado ahí mediante iniciativa ciudadana.

Dependiendo de su resultado, los referéndums además pueden ser:

  • Referéndum consultivo: cuando sólo se busca saber la opinión de la ciudadanía sobre un tema concreto, por lo cual el referendo cumple la función de una encuesta masiva.
  • Referéndum vinculante: cuando la decisión tomada por el pueblo debe entrar en vigor.

¿Cuáles son los ejemplos históricos de referéndum?

Algunos de los referendos más conocidos de la historia son:

  • 1937: cuando Irlanda realizó un referendo con el cual ratificó su independencia del Reino Unido.
  • 1980: cuando Quebec realizó un referéndum para independizarse de Canadá, aunque el 59,6% de los votantes dijo que no.
  • 1986: cuando España realizó un referendo para consultar su permanencia en la OTAN, ganando la opción de permanecer.
  • 1988: cuando Chile realizó un referendo para votar la continuidad de la dictadura de Augusto Pinochet. En este ganó la vuelta a la democracia.
  • 1993: cuando Perú realizó un referendo para aprobar la nueva Constitución propuesta por el Congreso Constituyente Democrático.
  • 2006: cuando Panamá realizó un referendo para consultar si se debía ampliar el Canal de Panamá, en donde ganó la opción de ampliarlo.
  • 2011: cuando se realizó un referendo para ratificar la independencia de Sudán del Sur.
  • 2016: cuando Colombia realizó un referendo para aprobar el tratado de paz firmado con las FARC; y cuando el Reino unido realizó un referendo para consultar si debía seguir en la Unión Europea. En ambos referendos se falló en contra.